El verdadero placer está en descubrirlo más que en saberlo. -Isaac Asimov

28 jul. 2011

Espejo

A veces uno no se siente inspirado, y tan solo quiere dejar que las cosas surjan al azar, y que el entramado de la creatividad se desmorone ante el espejo en el que al mirarte descubres que eres una mota en un cuadro nacido huérfano de pinceles.

Pero cuando el espejo se quiebra y la imagen se distorsiona, el ansia por definir el momento te atrapa, y sólo puedes caminar por entre los árboles, mirando al infinito entre las hojas, buscando la palabra entre los destellos del Sol, y la emoción en la soledad de la multitud sorda.

Y sigue girando la aguja: doce, uno, dos... El ruido anidado en tu cabeza, como un motor del pensamiento, dando vueltas para volver al mismo punto, pero siempre avanzando, con los dientes apretados, sin perder nunca el aliento.

Seis, siete, ocho... aquí llega de nuevo y no es el sueño ni el vino ni el otro amigo perplejo, que tiene pánico al destino y aún conserva intacto el espejo, si no el tiempo que paso gritando al cuadro.

Y no sé si esto es prosa o verso, o frases travestidas de complejo sentido; sólo que me encuentro inspirado y creativo. O quizá el azar me haya mentido y estoy pintando la imagen que he visto en mis sueños, llenos de motas de colores.